Seguramente Dalí, y también Gene Kelly, sonreirían con esta página ...